Espartaco es testigo de la lapidación a un esclavo que se había escapado