Lucrecia, a Ilithya: “Llevamos la carga de nuestros actos”