Teresa vivió en una mentira: “Soy una niña robada y, cuando lo supe, mi madre biológica ya había muerto”