La sorprendente decisión final de las chicas: solo dos de ellas aceptan la llamada divina