Jordi: “Las pirámides me recuerdan a esa parte de las mujeres que nos alimenta”