Pedro y Meibol tuvieron a su hijo en su propia casa sin asistencia médica