José Mota, muerto de miedo ante el reto del aventurero Jesús Calleja