José Mota, alucinado sobre el mar del Ártico