Fernando Alonso nos enseña su objeto personal más preciado y emotivo