Las Shiwiar, con un mono poco cariñoso