Los gallegos paralizan a Inés y Pedro