Así vive un sordociego el Mundial de Brasil