Cuando las clases de hípica terminan literalmente por los suelos