El bondadoso gesto de un niño de 8 años: cariño y delicadeza con una anciana