La astucia de una niña para que nadie sepa que 'pica entre horas'