Convierte su furgoneta en una piscina y se pasea por las calles de Santo Domingo