Canarias, un refugio seguro para el turismo