Los terroristas tuvieron problemas para alquilar la última furgoneta