Los seres humanos afectan a la Tierra más que las fuerzas naturales