Un equipo de físicos acaba con el límite de resolución de las cámaras de fotos