Demandan a Apple porque la asistencia para Wi-Fi lleva a un excesivo consumo de datos