Los niños no son conscientes de los riesgos de acercarse a los perros asustados