La red se vuelca en defensa de Excalibur