Reino Unido invierte 60 millones de libras para crear el avión más rápido del mundo