Una parte del hielo antártico sufre un aumento de temperatura tres veces más rápido que la media mundial