Amigos de “verdad” o virtuales, ¿qué prefieren los jóvenes?