Alemania reconoce que hubo violencia en el 1-O, pero no la necesaria para el delito de rebelión