A la víctima de la violación múltiple de Molins de Rei la dejaron tirada en una estación de tren