Organizan una timba y sientan al fallecido en la mesa a jugar al póker