Ni es lechera, ni comestible pero la Generalitat quiere matar a la vaca Margarita