Los universitarios toman el rectorado