El tabaco podría ser la clave en la lucha contra el cáncer