El síndrome postvacacional, este año se lleva mejor