Correr enfadado triplica la posibilidad de sufrir un infarto