Robó 22 discos de oro de la Casa de la Moneda ocultándolos en el recto