Muere sepultado por las seis toneladas de revistas porno que había coleccionado