Salamanca ya tiene su propio 'Ecce Homo'