Gatos abandonados encuentran el cariño en una residencia de ancianos