Un hospital japonés inocula productos radiactivos a niños desde 1999 para hacer un estudio