La mano humana, evolucionada para pelear