Las pulseras de control que llevan los maltratadores están obsoletas