Una masa de aire polar provoca una bajada general de las temperaturas