Barcelona, testigo de la violencia de algunos manifestantes taxistas que la emprendieron con los VTC