Los propietarios del restaurante vegano que recriminaron a una madre por dar el biberón a su hijo, se defienden