Acoso y reivindicaciones políticas en un Sant Jordi marcado por la polémica