Las intensas lluvias perjudican los cultivos de cereal en Galicia