Así es el 'posturing', la tendencia que lleva los posados al límite