El 25% de niños españoles son pobres, cifra que sube al 34% entre los hijos de inmigrantes