La población crece poco en España con cada vez menos extranjeros