Más de 800.000 personas no pueden hacer frente a sus necesidades sanitarias